Historias

La Gema Perdida (Parte 8)

“¿Qué quieren?” preguntó Penélope Britt, en un tono muy alto. No había cambiado mucho desde que le tomaron la fotografía. Su parecido con Érica Jones seguía siendo impresionante.

“¿Qué relación tiene con esta mujer?” preguntó la detective Bella Hobson mientras señalaba la foto de ella y Érica Jones.

“¿Y qué sabes de K?” agregó el detective Anthony Wells.

La cara de Penny palideció y su expresión se torno seria; se quedo mirando la foto por un rato como en una especie de trance. Luego miro a Anthony y dijo, recuperando su usual sentido del humor. “Tú si eres lindo.”

“Gracias.” dijo Anthony con una sonrisa. Bella golpeó a su compañero en el brazo cuando vio que planeaba decir algo más. “Ouch.” reaccionó él.

“OK. Lo diré de esta manera: dinos lo que queremos saber y tal vez podamos mudarte a una cárcel menos peligrosa.” dijo Bella sonriendo.

“¿Y reducirán mi sentencia?” preguntó Penny.

“No.”

“Entonces no hay trato.”

“OK, trataremos de reducir tu sentencia.” dijo Anthony.

“OK.”Penny Britt profesó su explicación con mejor entonación y gracia que un Presidente.“Cuando era joven mi padre me vendió como prostituta a Madame Iris. Érica es mi hija. Cuando Érica cumplió trece años, empezó a trabajar en el… negocio de Madame Iris. Le prometí a Érica que de presentarse la mínima oportunidad de escapar, la tomaríamos. Un día, cuando tenía treinta y cinco años, llegó un hombre preguntándonos si queríamos ser libres. Érica dijo sí sin vacilar. El hombre nos compró a ambas. Era un asistente de K. Nos dio una casa, comida,ropa linda, todo, a cambio de que realizáramos ciertos… trabajos para ella.” Penny hizo una pausa. “Unos años después de nuestra liberación, me enamoré de un hombre. Era guapo y bueno. Él sabía de mí… situación, así que planeamos nuestra fuga. Érica no quiso venir; le gustaban los privilegios de trabajar para K. Cuando K se enteró de nuestros planes mató a…” Los detectives no pudieron oír el nombre entre los sollozos. “Y a mí me metió aquí. No he sabido de mi hija desde entonces.”

“¿Cree que Érica la delató?” preguntó Anthony.

“No me gusta pensar en eso.”respondió la Señorita Britt.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s