Historias

Faith (Parte 1)

La reina Grace salió de su carruaje y subió los escalones hasta la entrada del convento. Ella apretó la capucha de la capa; ella no quería que la gente la reconociera. Su esposo creía que ella iba al convento una vez al mes para ayunar y orar. Si tan solo supiera la verdad. Grace saludó a las monjas antes de ir a la habitación donde su hija la esperaba. Faith era una joven encantadora: tenía los ojos dorados, como su padre, y el cabello castaño rojizo, como el de su madre. Ella estaba sentada junto a la ventana.

“Faith, mi amor, ¿cómo te va?”, dijo la Reina tratando de animar a su, claramente molesta, hija. Intentó abrazarla pero ella se negó.

“No estoy de humor para esto, madre.”

“¿De qué?”

Faith se puso de pie: “Estoy cansada de ver a mi madre solamente una vez al mes. Estoy cansada de estar atrapada en este lugar mientras vives una vida lujosa en el castillo. ¿Por qué yo pago las consecuencias de tu aventura …?”

Grace golpeó su puño sobre la mesa. Una monja entrometida podía oír y difundir el chisme. Además, fue un error, que nunca volvería a suceder. Ella amaba a Ernesto.

“Faith, hemos tenido esta conversación antes. Te llevaré conmigo al castillo cuando sea el momento adecuado.”

“Has estado diciendo eso por años. Solo quiero dejar este lugar.”

“Y lo harás, cariño. Lo harás.” La Reina se fue y meditó de una manera para llevar a su hija al castillo. Cuando llegara la oportunidad.

……………………………………………………………………………

Al mismo tiempo, Grace llegó a sus aposentos, el príncipe Richard, su hijastro, salió por la puerta, apresuradamente. La reina vio al rey descansando en una silla.

“Ernest, ¿qué pasó? ¿Por qué estuvo Richard aquí?”

“Richard ha rechazado a todas las candidatas para ser su esposa. Quiere casarse por amor. Entonces, le di un desafío: si él puede encontrar a una mujer inteligente, encantadora, hermosa y virtuosa que él ame, puede casarse con ella. No importa quién sea ella. Si no completa el desafío en 50 días, yo elegiré a su esposa.”

La oportunidad finalmente había llegado.

…………………………………………………………………………

“¡María! ¡María!” Faith corrió a la capilla, para encontrar a la única amiga que sabía quién era ella realmente. “Voy a casarme con el Príncipe. Mi madre lo ha arreglado todo.” Faith comenzó a bailar, teniendo cuidado de que las otras hermanas no la vieran.

María permaneció en silencio, seria. “Faith, eres tan ingenua. Lo siento por ti.”

“¿Por qué? Me casaré con un príncipe encantador y, por fin, estaré con mi madre en el castillo.”

“Faith, los príncipes de verdad no son como los de los cuentos de hadas. Los verdaderos príncipes son arrogantes, aburridos, y tan pronto como consiga a su heredero, te echará a un lado.”

Faith palideció. ¿Qué podía hacer ella? Ella no podía desobedecer las órdenes de su madre.

María tuvo una idea. Faith se negó al principio, pero María le aseguró que era la única manera. Para cuando acabara, el príncipe no podía casarse con ella.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s