Historias

Confesiones de un Hada Madrina

Nadie me aprecia. Nadie aprecia a las hadas madrinas. Damos, damos y cumplimos los sueños de las personas, pero nadie nos da algo a cambio. Algunos ni siquiera dicen “gracias” ¿Soy la única que está molesta por esto? “¿Sabes qué?” pensé. “Voy a ser mi propia hada madrina, y lo primero que haré es … ir a bucear.” Continue reading “Confesiones de un Hada Madrina”